El español como lengua extranjera en la enseñanza flamenca: ¿cómo lo ven los futuros profesores?

Puente 149(2012)

1. Un nuevo marco legal: ¿oportunidad o amenaza?

En el mes de julio de 2011, el gobierno flamenco aprobó la Nota lingüística “Samen taalgrenzen verleggen” [Alejar juntos las fronteras lingüísticas] del ministro de Educación Pascal Smet. En un comunicado de prensa se aclara que esta Nota lingüística “consolida y refuerza los logros del pasado y prepara mejor a los alumnos para el futuro.” “Y”, se añade, “ese futuro es políglota”. (Smet, 2011, p. 2).

Uno de los objetivos de la Nota lingüística es un mejor dominio del inglés, entre otras cosas para promover el sentido de unión dentro de Europa. Esto no significa que el ministro cuestione la importancia del francés, una lengua que siempre ha sido muy importante en la enseñanza flamenca. Dentro del currículo, el francés y el inglés tendrán “una prioridad absoluta y casi igual”. Este desplazamiento, con una atención creciente para el inglés, provocó numerosas reacciones tanto en la enseñanza como en el mundo económico.

En la Nota lingüística, el ministro de Educación no se limita al francés o al inglés. También aclara su visión sobre la posición de otros idiomas dentro de la enseñanza flamenca. El ministro dice que para un grupo creciente de jóvenes, el plurilingüismo es “una evidencia” y que vivimos en nuestra sociedad, en nuestras escuelas, en nuestras clases “una realidad políglota’. (Smet, 2011, p. 3-4) A partir de esta constatación formula el objetivo siguiente: “Queremos estimular las escuelas a ofrecer otras lenguas europeas, tanto dentro del horario como fuera de las horas de clase. […] Apoyamos la ambición de Europa de dar a los niños y jóvenes la oportunidad de hablar, además de la lengua de la región donde viven, dos otras lenguas europeas (Smet, 2011, p. 4). Para realizar este objetivo, el ministro describe algunas pistas para intensificar el carácter políglota de la enseñanza flamenca y también para adelantarlo. El Ministro lo pone así: “En comparación con otros países europeos, ofrecemos varios idiomas en la enseñanza obligatoria, pero empezamos tarde en el currículo” (Smet, 2011, p. 2).

En cuanto a la oferta de lenguas extranjeras en la enseñanza primaria, el objetivo de la Nota lingüística es doble. El primer objetivo es la sensibilización para las lenguas extranjeras desde una edad temprana. Este objetivo puede realizarse para una gran variedad de lenguas. La sensibilización lingüística pretende sobre todo desarrollar “actitudes lingüísticas” y no aspira a una enseñanza de idiomas en el sentido clásico o tradicional del término. El segundo objetivo trata sobre la enseñanza de idiomas desde una edad temprana o sea la iniciación lingüística. Las escuelas primarias pueden organizar clases de francés desde el tercer año. Si una escuela quiere organizar una iniciación lingüística para una tercera lengua, puede hacerlo para el inglés o para el alemán.

En la enseñanza secundaria, el francés y el inglés siguen formando parte de la formación básica de todos los grados. A partir del segundo grado, los alumnos pueden escoger una lengua extranjera suplementaria. Lo que es nuevo es que el ministro no quiere limitarse a las lenguas que ya se ofertan hoy en día. Las escuelas tendrían la libertad de “ofrecer cualquier lengua oficial de la Unión Europea (23 lenguas) o la lengua oficial de los países BRIC (Brasil, Rusia, India y China) siempre y cuando esté dentro de las posibilidades” (Smet, 2011, p. 21).

La Nota lingüística abre nuevas perspectivas para la enseñanza del español. En la enseñanza primaria pueden organizarse actividades de sensibilización lingüística; en la secundaria el español puede formar plenamente parte del currículo a partir del segundo grado.

2. Planteamiento y preguntas de investigación

Las reformas dentro de la enseñanza flamenca posiblemente tengan una influencia sobre la oferta de lenguas extranjeras dentro de la enseñanza secundaria. Con relación a este nuevo contexto, iniciamos una investigación sobre la visión de futuros profesores de la secundaria sobre este tema.

En este artículo nos centramos en la posición del español. Las preguntas de investigación (PI) son:
PI1 ¿Los futuros profesores de la enseñanza secundaria están satisfechos con la oferta de lenguas extranjeras en la enseñanza secundaria y con el orden en el que estas lenguas se ofertan?
PI2 ¿Piensan que la enseñanza de lenguas extranjeras en la secundaria prepara bien para la enseñanza superior?
PI3 ¿Por qué y para qué aprenden una lengua extranjera y cómo ven la posición del español dentro del mercado de trabajo?

Para formular respuestas a estas preguntas, elaboramos primero el marco teórico basándonos en la literatura y en las disposiciones legales. Después hicimos una investigación cuantitativa utilizando una encuesta en la que se concretaron las preguntas de investigación.

3. Perfil de las personas encuestadas

Presentamos la encuesta a un grupo de estudiantes/futuros profesores de la secundaria. Esta población es importante porque su visión coloreará el futuro debate sobre el tema. Un grupo de 306 estudiantes del Máster de Formación del Profesorado rellenaron la encuesta: 115 estudiantes de la Universidad de Amberes, 134 estudiantes de la Universidad de Gante y 57 estudiantes de la Universidad Católica de Lovaina. El 73% de los encuestados son mujeres, el 27% hombres. Ocho de cada diez estudiantes tienen una edad entre 22 y 25 años. El 97% de los estudiantes tiene el neerlandés como lengua materna. El 3% restante tiene como lengua materna el francés (4 estudiantes), el inglés (4 estudiantes), el beréber (1 estudiante) y el español (1 estudiante). El 92% obtuvo un diploma de secundaria general (tipo ASO). Las tres especialidades más seguidas son matemáticas-ciencias, latín-lenguas modernas y latín-matemáticas. El otro 8% hizo la enseñanza artística, técnica o siguió sus estudios en el extranjero. En la enseñanza superior, uno de cada tres estudiantes hizo la carrera de Filología o Traducción-Interpretación (31%). Las otras carreras más seguidas son Historia (10%), Biología, Química o Física (8%), Economía (7%) e Ingeniería (7%).

El 12% de los estudiantes encuestados siguió un curso de español en la enseñanza secundaria. Este resultado es considerable si tenemos en cuenta que solo un promedio del 10% de las escuelas flamencas ofertan clases de español (Simons & Soetewey, 2008). Dentro de este grupo, el 43% de los estudiantes también siguió clases de español en la enseñanza superior.

En la enseñanza superior distinguimos entre estudiantes que hicieron una especialidad de Lenguas y los estudiantes de otras especialidades. Como ya hemos mencionado, el 31% de los encuestados tiene un diploma de enseñanza superior en el campo Lenguas. Dentro de este grupo el inglés, el francés y el español son las lenguas más representadas. Casi la mitad del grupo recibió clases de inglés, casi el 40% de los estudiantes francés y español (véase el gráfico 1). Dentro de las otras especialidades este reparto es diferente. A diferencia de las especialidades de Lenguas, el español se encuentra aquí en cuarta posición, después del alemán (véase el gráfico 2). Para la totalidad del grupo significa que el 17% de los estudiantes ha seguido clases de español en la enseñanza superior. Dentro de este 17%, el 12% obtuvo un diploma con especialidad de Lenguas.

La preferencia que tienen los estudiantes por las lenguas extranjeras o por la posición que éstas deberían ocupar dentro del currículo, puede estar relacionada con sus propias competencias lingüísticas. Por esta razón pedimos a los estudiantes que valoraran su propio dominio de los idiomas más enseñados en la enseñanza secundaria y superior. El 60% de los estudiantes encuestados nunca siguió clases de español. Dentro del 40% restante, el 26% valora su dominio del español como ‘elemental’, el 14% como ‘bueno” hasta “excelente”. Este resultado es muy positivo si tenemos en cuenta las cifras mencionadas anteriormente. El número de estudiantes que dice dominar de cierta manera el español es entonces considerablemente más grande que el número de estudiantes que ha adquirido el español dentro de un contexto escolar. Una gran parte de los estudiantes entra entonces en contacto con el español fuera de la escuela (autodidáctica, enseñanza nocturna, viajes, intercambios, medios de comunicación, etc.).

4. Resultados

4.1. La mayoría satisfecha con la oferta de lenguas extranjeras. Para algunos el español merece más interés.

La pregunta central de esta investigación es si los futuros profesores de la secundaria están satisfechos con la oferta de lenguas extranjeras en el currículo secundario y el orden en el que se ofertan. Más concretamente se trata del francés como primera lengua extranjera, seguido del inglés y el alemán/español. El 83% de los estudiantes encuestados está satisfecho.

Dentro del grupo de estudiantes que no están satisfechos con la oferta actual, la mitad prefiere el inglés como primera lengua extranjera. El número de estudiantes que aboga explícitamente por este cambio de posición es entonces limitado, porque se trata del 9% del grupo total. Dentro del grupo que no está contento con la oferta actual, un estudiante de cada cuatro piensa que el español merece una posición más importante en el currículo (ya sea como primera (1%), segunda (6%), o tercera (18%) lengua extranjera). Se trata del 4% del grupo total.

No hay consenso sobre la cuestión de si los alumnos en la secundaria deberían tener la posibilidad de elegir ellos mismos su segunda lengua. La mitad de las personas encuestadas piensa que esto no es necesario. El 16% piensa que efectivamente sería buena idea. El 34% no tiene opinión sobre esta cuestión.

4.2. El inglés es importante en la enseñanza superior. Los estudiantes necesitan sobre todo la comprensión escrita.

Para valorar correctamente la posición de lenguas extranjeras en la primaria y en la secundaria, es importante considerar la necesidad de las lenguas y las destrezas en la enseñanza superior. Los gráficos siguientes visualizan este aspecto, haciendo una distinción entre las especialidades de Lengua y otras.

Es evidente que hay una diferencia clara en las lenguas y las destrezas lingüísticas necesarias según la especialidad en la enseñanza superior. Una observación interesante es el hecho de que en las especialidades fuera del campo de Lenguas, el inglés ocupa una posición muy importante. El francés también se utiliza regularmente. El alemán y el español tienen poca importancia aquí.

En cuanto a las competencias lingüísticas necesarias, notamos que tanto en las especialidades de Lengua como en las otras especialidades, se necesita sobre todo la comprensión escrita. Tanto para el inglés como para el francés y el alemán, los estudiantes tienen que leer frecuentemente en la lengua extranjera. En todas las especialidades, más del 80% indica leer regularmente textos en inglés. Para el español, las competencias lingüísticas se entrenan de manera equilibrada. Esto se explica por el hecho de que los estudiantes siguen clases de español como asignatura y que el español se utiliza mucho menos como lengua de instrucción general o como lengua científica (p.ej. para consultar literatura científica).

4.3. El español se aprende también por motivos instrumentales

¿Por qué y para qué los flamencos aprenden idiomas? Decoo et alii. (1998) concluyeron que el motivo más importante es el interés personal y cultural (es decir una motivación integrativa). Las razones profesionales también importan, pero menos. Un estudio de Verboven y Duhamel (2004) indicó también que los estudiantes eligen un idioma más por motivos afectivos que por razones profesionales.

A la pregunta “¿Cuál es el motivo más importante para ti para aprender una lengua extranjera?” el 39% de los estudiantes responde el interés cultural, el 33% indica razones profesionales y el 10% motivos afectivos – porque le gusta la lengua. Entonces, para este grupo de adultos jóvenes las razones profesionales importan.

Esta aserción nos llevó a la pregunta de cómo ven la posición de lenguas extranjeras en el mercado laboral. En 2004 Verboven y Duhamel analizaron más de 4000 puestos vacantes y constataron que las empresas piden sobre todo conocimientos del francés (46 %), del inglés (36 %) y del alemán (12 %). El español y el italiano se piden menos.

Nuestro grupo de estudiantes encuestados considera que el inglés es la lengua más requerida en el mercado de trabajo belga (52%), seguido inmediatamente del francés (46%). También piensa que el alemán es importante (24%). El 8% de los estudiantes piensa que el español también ocupa una posición importante. Sería interesante examinar esta cuestión basándonos en anuncios de vacantes concretos.

5. Sugerencias y discusión

El estudio realizado nos enseña que los futuros profesores están generalmente contentos con la oferta de lenguas extranjeras y el orden en el que se ofertan en el currículo de la secundaria en Flandes. También expresan su satisfacción sobre el tipo de enseñanza de lenguas extranjeras que recibieron. Sin embargo, podemos deducir algunas sugerencias que pueden servir de base para una discusión:

► más atención para las lenguas extranjeras
Un gran número de las personas encuestadas quiere más atención para las lenguas extranjeras en la enseñanza secundaria y superior. En orden de importancia, los estudiantes piden más atención para el francés, el alemán, el inglés y el español.

► más entrenamiento de las destrezas, sobre todo la lectura de textos científicos
El estudio indica que los estudiantes quieren más entrenamiento de las destrezas. Lo requieren sobre todo para la expresión oral (hablar) y la comprensión escrita (leer). Dentro del campo de la comprensión escrita quieren que se dedique más tiempo a la lectura de textos científicos; una destreza que se explota frecuentemente en la enseñanza superior.

► necesidad de una mayor sintonía entre la enseñanza secundaria y la superior
Según los estudiantes todavía se puede mejorar la preparación que ofrece la enseñanza de lenguas extranjeras con vistas a la enseñanza superior y a la vida profesional.

6. Conclusión

Las reformas previstas en el sistema educativo flamenco tendrán su influencia sobre la enseñanza de lenguas extranjeras. La Nota lingüística conceptual abre nuevas perspectivas para la enseñanza del español. En la enseñanza primaria pueden organizarse actividades de sensibilización lingüística del español; en la secundaria, el español puede formar parte íntegra del currículo desde el segundo grado.

¿Cómo valoran los futuros profesores la enseñanza de lenguas extranjeras que han seguido ellos mismos? ¿Piensan que es importante atribuirle al español una posición más importante? Una investigación cuantitativa llevada a cabo con futuros profesores de la secundaria, indica que el 83% de los estudiantes está satisfecho tanto con la oferta como con el orden en el que se ofertan las lenguas extranjeras en el currículo de la secundaria. Más concretamente se trata del francés como primera lengua extranjera, seguido del inglés y del alemán/español. El 9% del grupo quiere que el inglés ocupe la posición de primera lengua extranjera; el 4% piensa que el español debería ocupar una posición más importante (ya sea como primera, segunda o tercera lengua extranjera en el currículo).

Sobre un total de 306 estudiantes encuestados, el 12% siguió clases de español en la secundaria y el 17% en la enseñanza superior (12% en una especialidad de Lenguas; 5% en otra especialidad). El 40% de los estudiantes encuestados indica dominar de cierta manera el español. El 26% del grupo considera sus conocimientos como elementales; el 14% como buenos hasta excelentes.

Queda claro que el inglés ocupa una posición muy importante dentro de la enseñanza superior. El francés también tiene importancia. Fuera de las especialidades de Lengua, el alemán y el español no tienen una importancia considerable. En cuanto a las destrezas en la enseñanza superior, se necesita sobre todo la comprensión escrita y esto tanto en las especialidades de Lengua como en las otras especialidades. Para el español, las destrezas se explotan de una manera equilibrada. Esto se explica por el hecho de que el español se sigue como asignatura y que no se maneja como lengua de instrucción general o como lengua científica.

Los estudiantes encuestados dicen aprender un idioma sobre todo por interés cultural (39%), por motivos de carrera profesional (33%) y por razones afectivas (10%). Piensan que en el mercado laboral predominan el inglés (52%) y el francés (46%). El 8% de los estudiantes considera que el español es una lengua importante en el mercado del trabajo.

Los estudiantes quieren que se dedique más atención a la enseñanza de idiomas en la enseñanza secundaria. Además de desear una mayor oferta del francés, alemán e inglés, también hay interés por el español. En este momento el 10% de las escuelas secundarias ofertan clases de español. Habrá que ver si las reformas previstas influyen.

7. Referencias bibliográficas

Decoo, Wilfried, Jozef Colpaert & Mathea Simons. (1998). Vlaming leert graag talen. Interview met W. Decoo, J. Colpaert en M. Simons, Klasse n°88, p. 39.

Kabinet Vlaams Minister van Onderwijs (2011). Persbericht. 26/07/2011. (para el texto entero: http://www.ond.vlaanderen.be/nieuws/ 2011/0726-talennota.htm).
Simons Mathea & Kim Soetewey. (2008). La enseñanza del español como lengua extranjera en la Comunidad flamenca: estructura, objetivos, contenido y metodología. Mosaico: revista de difusión cultural para la promoción y apoyo a la enseñanza del español. ISSN 1374-0245, p. 6-17.
Smet, Pascal. (2011). Talennota 2011: Samen taalgrenzen verleggen. Vlaams ministerie van Onderwijs, Jeugd, Gelijke Kansen en Brussel. (para el texto entero: http://www.ond.vlaanderen.be/nieuws/2011/doc/talennota_2011.pdf).
Verboven, Hans & Roland Duhamel. (2004). Ze leren liever een sexy taal, interview met H. Verboven en R. Duhamel, Klasse n°144, pp. 8-11.

Mathea SIMONS y Tim VAN DEN BERGH
Universidad de Amberes (Bélgica)
Instituto de Ciencias de la Educación y de la Información