Entrega de los premios ECOS

Puente 133(2008)

El pasado mes de diciembre tuvo lugar la gala anual de la revista ecos, con la entrega de los premios del mismo nombre.
Nuestro colega y webmaster, Hans Le Roy, fue galardonado con un premio cuyo objetivo era reconocer la inmensa labor que desempeña con su página web para la difusión de materiales para los profesores de español.

Publicamos aquí el discurso que hizo Hans aquel día :

Estimadas Señoras, Estimados señores:

Es con gratitud y una pizca de asombro que me veo ante ustedes para recoger este premio.
El sitio en cuestión – este sitio mío – empezó en la primavera de hace doce años, como experimento personal. Lo empecé a usar como repositorio para direcciones interesantes para mi labor profesional de profesor de español, y fui añadiendo cosas en función de intereses nuevos, de material que quería ofrecer a mis alumnos y colegas. Poco a poco la cosa se fue ensanchando.
No sé cuánto tiempo he dedicado al sitio, pero mi esposa aquí presente les puede confirmar que se trata de un número de horas incalculable. Y creo que tampoco importa contar el tiempo si se sabe que la labor realizada es útil y apreciada.
El aprendizaje del español fue para mí el descubrimiento de una lengua y de una cultura (lo tendría que decir en plural: unas lenguas y unas culturas) que se apoyan y estructuran la una en la otra – las unas en las otras. Fue un descubrimiento de la solidez de la estructura de la lengua, y del encanto de la riqueza literaria y cultural.
Espero que mi trabajo dé eco a las culturas hispánicas, que sea una defensa e ilustración de la lengua, y que la estatua A voces sea un símbolo adecuado por el grito silencioso que quiero hacer oír y leer en el espacio digital.
Estoy convencido de que la tecnología se puede combinar con un espíritu y una opción humanista. Internet es una oportunidad para el contacto humano y para la enseñanza – aunque ambos se pueden contemplar muy bien sin aportación de lo tecnológico. Pero no se puede dejar el terreno digital a lo meramente tecnológico.

Muchas gracias.
Hans LE ROY