Las palabras en A no son femeninas

A veces, al ver que las mismas faltas siguen repitiéndose, nos preguntamos de dónde sacan los estudiantes (algunas) de sus ideas sobre (algunas) reglas o formulaciones de reglas. A modo de ejemplo quiero tratar una regla implícita en bastantes materiales que los aprendices integran con una facilidad asombrosa, que llegan a formular con facilidad y que sigue provocando errores a lo largo del proceso de aprendizaje: las palabras en –A serían femeninas, lo que puede convertir a los belgas en *belgos y a los turistas en un grupo exclusivamente femenino o en *turistos…
No solo queremos demostrar que no es cierto, cosa a la que muy pocos colegas se opondrán, sino que,ante todo, queremos mostrar que se trata de una mentira infiltrada en muchos materiales y esquemas y originada por un afán de simplificación exagerada.
Pero si los profesores de español no están de acuerdo con esta “regla”, ¿de dónde procede la obstinación de tantos alumnos en creerlo a pies juntillas?
En este texto nos centramos sobre todo a los materiales electrónicos disponibles, ya que los materiales impresos son algo más difíciles de contrastar. Pero sobre todo porque si bien los estudiantes tienen un acceso que se limita al material impreso que se usa en la escuela y del cual el profesor conoce las peculiaridades, pueden también acceder a todo el material que está en línea.

El problema: la regla general – con y sin matices

A veces los materiales y/o esquemas lo formulan de manera explícita. Es muy poco frecuente verlo formulado así, pero sí se da el caso

“[T]he rule is quite simple. Words that end with an a are feminine. Masculine words end with an o (very often), an e (also quite often) or with an r” (Articles and formation of plurals)

Otras veces se formula de manera más matizada (pero inaceptable por la palabra algunas):

“[C]onviene recordar que en español, salvo algunas excepciones, las palabras que terminan en -a inacentuada, en -d, en -z, y en ciertos sufijos (-ción, -sión, -umbre, -tis), son femeninas; en cambio, las palabras terminadas en otros sonidos y las formas compuestas son masculinas” (Alba, 2007)

Las ‘excepciones’

El que los aprendices tengan que memorizar después una seria casi interminable de excepciones, no parece preocupar a los autores citados. Casi siempre se suele poner un vago etcétera.
“Una de las cosas más difíciles para las personas que quieren aprender español es aprender cuales objetos son femeninos o masculinos. Por ejemplo: el gato, la cama, el árbol, etc. Una de las reglas más sencillas es “aquello que termina en a” es femenino, “aquello que termina en o” masculino.
Claro, siempre hay excepciones como el agua, el problema…!”
(Azuleda, 2007)
Pero los tres puntos no van a ser de mucha utilidad, me temo, porque no dan ningún apoyo en situaciones concretas.
Las series de excepciones
Otras veces se intenta indicar que existen series de excepciones.
“[L]a mayoría de las palabras que terminan en -ema son masculinas” (Azuleda, 2007)
Lo que desde una perspectiva estadística (o sea: de eficacia de aprendizaje) es una postura muy extraña, ya que la proporción de palabras masculinas en –EMA es muchas veces mayor que la de las palabras en –A del género femenino.

Matices

La gran mayoría de los materiales y de los autores son más precavidos.
“En español, los adjetivos masculinos normalmente terminan en «-o» y los que terminan en «-a» son femeninos.” (Aprender los adjetivos en español)
“Como regla general, son del género femenino las palabras que terminan en -”a”, pero en Medicina [ ] existen numerosas excepciones y son de género masculino: ADENOMA, CARCINOMA, CELOMA, COREA, CROMOSOMA, ECCEMA, EDEMA, ENEMA, EPITELIOMA, GENOMA, MIOMA, entre [ ] otros” (Usandizaga & Díez Gómez, 2001)
Pero se olvida la mayor serie de ‘excepciones’ que son las palabras en –ISTA que pueden ser masculinas o femeninas.

“Spanish words that end with -o are masculine, and words that end with -a are feminine, right?
Well, almost always. But there are exceptions — and knowing those exceptions can keep you from sounding silly.” (Erichsen)

Las ‘excepciones’ que cita son:
• palabras en –o que son abreviaciones de formas más largas en –a, como la foto de la fotografía, la disco de la discoteca,
• palabras en –ista que se corresponden con palabras inglesas en –ist,
• palabras con significado distinto, como la radio (aparato electrónico) y el radio (de un círculo),
• algunas palabras en –a de origen griego,
• y meras excepciones.
Las dos reglas más matizadas que hemos encontradas son estas:
Son masculinas: palabras que terminan en –o / palabras que terminan en –ema –ama / palabras que terminan en –aje / palabras que terminan en –or (salvo la flor y la labor) / palabras compuestas
Son femeninas: palabras en –a / sustantivos que terminan en –sión y –ción / nombres que terminan en –tad, -dad, -dud
(Preliminar: español 3x – género y acentos)
Otros citan el caso de las palabras con dos géneros (pero pasando por alto la serie de –ISTA).
“Conviene tener en cuenta que existen voces que cambian su significado con el género,
el cólera ¡la cólera
el corte ¡ la corte
el frente ¡ la frente
el guardia ¡ la guardia
o según la forma del femenino;
la actriz ¡ la actora
la directora ¡la directriz
y que el género no es igual al sexo.
la foca macho ¡el cocodrilo hembra “
(Santana, Pérez, & Carreras, 1997)
Adjetivos en A
Creo que es imperativo señalar a los alumnos la existencia de adjetivos que siempre terminan en –A o –AS:
agrícola, hipócrita, indígena; rosa, violeta; maya, inca, azteca, belga, croata, lisboeta; extra

Introducir errores por la enseñanza

Es cierto que al enseñar una lengua o cualquier otra cosa, hay que simplificar y olvidarse de algunas complicaciones para que la asimilación sea posible. Pero afirmar:
“En general, el masculino de los sustantivos se corresponde con final en-o y el femenino con final en – a.” (Athénée Royal Air Pur, 2006)
es una mera estafa, en el sentido de que el coste -en términos del esfuerzo que debe hacer el estudiante para aprender la regla- tiene como contrapartida un cierto engaño y provoca un desencanto. Efectivamente: « en general » no da idea de las proporciones ni de los medios para resolver casos concretos y, además, lo que se suele almacenar en la memoria es “siempre”, en vez de “en general”.
“Los errores desaparecerán con el tiempo en una relación proporcional al contacto (formal e informal) con la lengua. Pueden permanecer con carácter residual en algunos contextos muy puntuales.” (Vázquez, 2008)
Conclusión: la posición de las mentiras en la enseñanza de idiomas

Entonces, ¿qué se puede hacer?

  • Evitar a todo coste decir que las palabras en A son femeninas. No es verdad, así de fácil.
  • Tener en cuenta que algo se va a olvidar de la regla, tal y como la vamos a formular, implícita o explícitamente. Lo primero que se pierde son los matices – en particular la reformulación interna “palabras en A son femeninas” convertido en “todas la palabras en A son femeninas” – insistir
  • Es evidente que hay que simplificar un poco: no se puede exponer toda la complejidad del sistema ni todas las variantes posibles e imaginables.
  • No complicar las cosas – en particular, evitar que la aplicación de la regla produzca formas incorrectas. Y si la lista de excepciones es mucho más importante que la regla, la regla no vale.
  • Evitar listas de excepciones, a no ser que sean exhaustivas. Nada presta más a confusión que un “etcétera” en una regla.
  • Guardar proporciones: Laspalabras.net me da 710 palabras en –ista – nada en comparación con las 28.981 en –a, pero muy importante en comparación con la lista de las “excepciones” que se suelen añadir a reglas.

Síntesis: una regla más válida

Si el alumno se ve confrontado una y otra vez a mentiras en las reglas, ¿cómo podrá aprender? Se sentirá una y otra vez desengañado y puede desanimarse. (Las listas proceden de BuscarPalabras.es)

  • Las palabras en –ISTA son masculinas o femeninas en función de que se refieran a hombres o a mujeres (un optimista), o a sustantivos masculinos o femeninos. Pero PISTA y sus compuestos son femeninos, como CISTA.
    abstencionista , accionista, acordeonista, acuarelista, adventista, agüista, aislacionista, ajedrecista, alarmista, alcista, alfombrista, algebrista, alienista, almacenista, alpinista, alquimista, altruista, amatista, americanista, anabaptista, analista, anarquista, anatomista, anestesista, antagonista, apologista, arabista, arbitrista, arista, armamentista, armonista, arpista, arribista, articulista, artista, asambleísta, ascensorista, asentista, automovilista, autonomista, autopista, bajista, bajonista, balista, bañista, batista, bautista, bienquista, billarista, bolsista, bonapartista, bromista, broncista, budista, cabalista, caballista, cajista, calculista, callista, calvinista, camarista, cambista, camorrista, campista, cancionista, canonista, canzonetista, capitalista, carambolista, caricaturista, carlista, carrerista, cartelista, carterista, casticista, casuista, catequista, censualista, centrista, ceramista, cerealista, cervantista, cesionista, chantajista, chauvinista, ciclista, cista, citarista, clasicista, coleccionista, colectivista, colista, colonialista, colorista, columnista, comentarista, comisionista, comunista, concertista, confeccionista, congresista, conquista, contorsionista, contrabandista, contratista, controversista, copista, coplista, corista, costumbrista, covachuelista, criminalista, cronista, cubista, cuentacorrentista, cuentista, cupletista, deísta, dentista, deportista, derechista, derrotista, desprovista, desviacionista, detallista, determinista, dialoguista, diamantista, diarista, diccionarista, duelista, ebanista, economista, editorialista, egoísta, electricista, ensayista, entrevista, equilibrista, especialista, espiritista, espiritualista, estadista, estajista, estereotipista (no figura en el diccionario), estilista, estraperlista, estuquista, evangelista, excursionista, exhibicionista, extremista, fabulista, falangista, farraguista, fascista, feminista, filocomunista, finalista, fisonomista, flautista, florista, folletinista, folletista, fondista, formalista, fresquista, fumista, futbolista, futurista, garajista, genealogista, golfista, gorrista, guionista, guitarrista, hablista, hacendista, hebraísta, hedonista, hernista, higienista, hispanista, huelguista, humanista, humorista, idealista, ilusionista, impresionista, imprevista, improvista, individualista, inflacionista, instrumentista, internista, izquierdista, juerguista, jurista, laborista, latifundista, latinista, lazarista, legista, legitimista, libelista, librecambista, libretista, licorista, linajista, lingüista, linotipista, lista, malabarista, malquista, mamarrachista, maquinista, marinista, marista, marmolista, marxista, masajista, mayorista, mazdeísta (no figura en el diccionario), memorialista, metalista, metodista, mineralogista, miniaturista, mitologista, modelista, modernista, modista, monopolista, monoteísta, moralista, motociclista, motorista, mueblista, multicopista, naturalista, nihilista, normalista, novelista, nudista, obligacionista, obrerista, oculista, oficinista, oportunista, oposicionista, optimista, ordenancista, orfeonista, organista, orientalista, ortopedista, paisajista, pancista, panteísta, papelista, papista, paracaidista, parodista, partidista, pastelista, penalista, pendolista, pensionista, perfumista, periodista, perista, pesimista, petardista, pianista, pietista, pista, plantista, pleitista, plumista, polemista, polista, polvorista, positivista, pragmatista, preceptista, prensista, prestamista, prevista, progresista, propagandista, prosista, protagonista, provista, proyectista, psicoanalista, publicista, purista, quimerista, quista, racionalista, radiotelegrafista, rapista, realista, reconquista, reformista, renacentista, rentista, repentista, reservista, retratista, revista, rigorista, romanista, sablista, saldista, salmista, sanjuanista, santiaguista, seminarista, socialista, sofista, solfista, solista, sonetista, sufragista, tallista, telefonista, telegrafista, tenista, terrorista, tracista, tramoyista, trampista, transformista, trapacista, trapisondista, tratadista, tresillista, tronquista, turista, unionista, utopista, versista, violinista, violonchelista, vista, vocalista.
  • Pero señalamos también que existen algunas palabras en –isto: ametisto, amistó, aoristo, asisto, bienquisto, chistó, conmisto, conquistó, cristodisto (no figura en el diccionario), enquistó, esquisto, existo, Jesucristo, listo, malquisto, misto, modisto, oligisto, pistó, previsto, provisto, quistó, trasvisto, visto.
  • Las palabras en -EMA son masculinas, salvo crema, diadema, yema y zalema.
    Alhucema, anatema, apostema, apotema, blasfema, brema (no figura en el diccionario), crisantema, diadema, dilema, eczema, edema, emblema, enema, enfisema, entimema, epifonema, esquema, estratagema, extrema, flema, fonema, gema, lema, mema, monotrema, nema, pamema, poema, postema, postrema, problema, quema, sistema, telefonema, tema, teorema, ulema, yema, zalema
  • Algunas palabras en –SMA son masculinas: alisma, asma, carisma, cataplasma, crisma, fantasma, melisma, miasma, plasma, prasma, prisma, protoplasma.
  • Las en –ETA suelen ser femeninas, pero algunas son masculinas, como profeta. En la lista de BuscarPalabras.es encontramos también las palabras masculinas siguientes:
    Cometa (en la significación de juguete que vuela por los aires), neta, planeta, poeta, lisboeta
  • Para ir un poco más lejos…
    Claro que lo del género de las palabras en –A no es lo más problemático para el aprendizaje del español. Y tampoco es lo más difícil de resolver.

Después de considerar la cuestión, quiero ampliar la perspectiva a una problemática sustancialmente más complicada: la de ser y estar. Cabe destacar que en este campo también hay simplificación exagerada.
“Por ejemplo, las reglas basadas entre permanente (ser) y transitorio (estar), permanente- desinente, inherente-accidental y otras, tienen utilidad práctica” (Castillo)
Después de lo cual no es de extrañar que haya estudiantes que digan *ser muerto (permanente, ¿no?) y se pregunten por qué se dice Son las ocho (no permanente, ¿verdad?).
O, dicho de otra manera:
“[ ] la caracterización de la alternancia ser / estar basada en el contraste cualidad permanente / estado temporal se revela especialmente ineficaz” (Alcubierre, 2005)

Bibliografía

Alba, O. (2007). Integración fonética y morfológica de los préstamos: datos del léxico dominicano del béisbol. Revista de Lingüística Teórica y Aplicada , 45 (2), 89-109.
Alcubierre, E. (2005). Una nueva perspectiva sobre un viejo problema de la gramática de ELE: ser no se opone a estar. Revista redELE .
Aprender los adjetivos en español. (s.f.). Extraído el 10 de abril de 2009, de Helloworld: http://www.helloworld.com.es/Spanish/quick%20reference/adjectives/spanishadjectives.htm
Articles and formation of plurals. (s.f.). Extraído el 10 de abril de 2009, de Curso de español: http://learn-spanish-online.de/grammar/chapter2_articles_and_plurals/2_0_introduction.htm
Athénée Royal Air Pur. (18 de octubre de 2006). El sustantivo. Extraído el 10 de abril de 2009, de Athénée Royal Air Pur: http://www.ecoles.cfwb.be/arapseraing/Cours/1[1][1].Elsustantivoyeladjetivo.pdf
Azuleda. (11 de 08 de 2007). El dilema del -EMA. Extraído el 10 de abril de 2009, de Mi mar azul: http://mimarazul.blogspot.com/2007/08/el-dilema-del-ema.html
Buscarpalabras.es. (s.f.). Extraído el 10 de abril de 2009, de Buscarpabras.es: juegos de palabras cruzadas: http://buscarpalabras.es/
Castillo, M. (s.f.). Sobre ser y estar. Anuario de estudios filológicos .
Erichsen, G. (s.f.). Words That Break the Gender ‘Rule’. Ending Offers a Good Clue to Gender, but There Are Exceptions. Extraído el 10 de abril de 2009, de About.com: http://spanish.about.com/cs/grammar/a/genderreversal.htm
Preliminar: español 3x – género y acentos. (s.f.). Extraído el 10 de abril de 2009, de Stevenson High School.
Santana, O., Pérez, J., & Carreras, F. (1997). FLANOM: Flexionador y lematizador automático de formas nominales. Extraído el 10 de abril de 2009, de Grupo de Estructuras de Datos y Lingüística Computacional: www.gedlc.ulpgc.es/art_ps/art29.pdf
Usandizaga, J., & Díez Gómez, E. (2001). Problemas del lenguaje en Ginecología. Actualidad obstétrico ginecológica , 13 (2), 85-90.
Vázquez, G. E. (2008). Diez tesis sobre la dicotomía ser/estar: una puesta en escena discursiva. Revista Nebrija de Lingüística Aplicada a la Enseñanza de Lenguas , 2.3

Hans LE ROY
CVO KHNB
HUBrussel