IX Jornada pedagógica para profes de español. Bruselas, 25/4/2009

Una vez más, la Consejería de Educación nos ofreció, en las modernas aulas de la Hogeschool Brussel, la ocasión de volver a encontrarnos en torno a una de las cuatro destrezas que muchas veces tanta dificultad plantea a nuestros alumnos así como a sus profesores: la llamada comprensión auditiva o comprensión oral.

En sesión plenaria, escuchamos a Ernesto Martín Peris, el bien conocido Profesor Titular de Lengua Española en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona y sobre todo autor de diversos métodos para le enseñanza de ELE, tales como GENTE o PARA EMPEZAR. El título de su intervención «Nuevas perspectivas sobre la comprensión auditiva en el aula de ELE” nos dejaba imaginar una ampliación, una evolución de los estadios anteriores, no un cambio radical. ¿Qué enriquecimiento? La primera aportación es la de los géneros discursivos de la lengua oral y las diferentes prácticas sociales en las que se produce el uso de la lengua. A través del ejemplo de un cortometraje titulado “Hay motivo”, que salió cuando la denuncia del cine español contra José María Aznar, pudimos observar interacción entre medio social del hablante (una anciana de clase popular) y la lengua tan oral que hablaba; también se destacaba la importancia, en la lectura del documento audiovisual, de las intenciones escondidas, no explícitas, o sea, de saber para qué sirven el documento, la ideología, los valores y actitudes que vincula. En otras palabras, debemos concebir al aprendiente-usuario de lenguas como agente social dentro del Marco Común Europeo de Referencia (MCER) y del Plan Curricular del Instituto Cervantes (PCIC). Nuevas perspectivas que definen una nueva visión de la didáctica de L2, un modelo alternativo. En vez de sólo preparar al aprendiente para la vida adulta (modelo individualizador), nos preocupará que él sea sobre todo capaz de interaccionar, reaccionar ante situaciones inesperadas, para hacer frente a unos usos de la lengua en evolución continua.

A continuación, nos repartieron en tres talleres prácticos, cada uno repetido dos veces. Personalmente, estuve primero en el llevado por la Sra Kris Lutters, profesora encargada de la enseñanza de ELE en la Hogeschool Gent. Nos explicó su labor cotidiana con vídeo-secuencias sacadas de TVE: actividades de preaudición, audiciones y posaudiciones bien organizadas con batería de preguntas, textos con espacios en blanco para rellenar… A fin de cuentas, unas aplicaciones muy rigurosas pero, en mi opinión, no muy innovadoras.

Después del agradable almuerzo compartido en la cantina común, pasé al taller animado por Viviane Vernimmen, nuestra colega de la SBPE, profesora de enseñanza secundaria en Bruselas. Quiso mostrarnos qué se podía hacer con canciones españolas e hispanoamericanas en clase de ELE. Mucho… en muy poco tiempo, pero muy rico y con mucho entusiasmo. Una cosa que me llamó la atención a mí, profe de la “vieja generación”, es la facilidad con la que los jóvenes profesores (mayoritarios en la asamblea) se las apañan con las nuevas tecnologías: cargar/descargar/bajar de Internet/usar el ipod y demás herramientas electrónicas. Me pregunto si soy la única en no disponer del material adecuado en el aula; también tengo escrúpulos cuando leo que la industria del disco se queja de las pérdidas en su mercado de ventas, pérdidas que, a la larga, se repercuten en los artistas mismos.

En fin, me quedaré con mis dudas, pero con indudables ganas de volver a estar en la próxima jornada de la Embajada.

Martine MELEBECK