El antagonismo y la impaciencia: reflexión sobre dos caras de una misma moneda

Puente 168 (junio 2018)

¿Por qué nuestros alumnos siempre están delante de sus pantallas? ¿Cómo es que ya no pueden prestar atención, o  por lo menos, no como antes? ¿Por qué las reacciones de mis colegas (y de los padres si procede) me incomodan tanto y pueden ser tan agresivas?

Ah, la juventud de ahora

Sí, es cierto, se oyen muchas quejas sobre los jóvenes de ahora, generación perdida, con pérdida o disminución del respeto y de los conocimientos. Pero no es nada nuevo. Un par de citas milenarias para ilustrarlo:

  • ¿Qué está ocurriendo con nuestros jóvenes? Faltan al respeto a sus mayores, desobedecen a sus padres. Desdeñan la ley. Se rebelan en las calles inflamados con ideas descabelladas. Su moral está decayendo. ¿Qué va a ser de ellos? (Platón citado por José Salvador Murgui, «Educación y Respeto», http://www.elperiodicodeaqui.com/noticias_completa/6217618642/78319)
  • Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida y le faltan al respeto a sus maestros. (cita [por definición apócrifa] de Sócrates por William L. Patty y Louise S. Johnson en el libro «Personality and Adjustment», Wikiquote, https://es.wikiquote.org/wiki/S%C3%B3crates)

La sociedad de ahora

Se echa la culpa a las evoluciones sociológicas recientes, lo que en un artículo anterior de 2017 llamé la simpaciencia («Simpaciencia: enseñar la (y con) paciencia como otra tarea más del profesor de español», Puente 165 (agosto 2017)). Pero si la tecnología moderna es el fruto de momentos de ruptura como el ordenador personal (en los años 80), el hipertexto y los navegadores para navegar en la web (en los años 90), los teléfonos inteligentes (el primer iPhone se puso a la venta en el 2007) y la ubicuidad del acceso móvil a internet (en los años 2010), ya mucho antes y en otros campos se lamentaba la pérdida de puntos de referencia (Jesús Andreu, «De la “decadencia” occidental La irrupción de la crisis ha venido a agudizar la conciencia de declive y el desplome de los valores», El País (febr 2015), https://elpais.com/elpais/2015/02/20/opinion/1424453359_808232.html )

La tecnología

Muchas veces se echa la culpa a la tecnología de fomentar la falta de (respeto/cultura general/paciencia…).

Pero ya antes, desde hace siglos («¿Se están perdiendo los valores? ¿Qué valores?» , Xataca ciencia, https://www.xatakaciencia.com/psicologia/se-estan-perdiendo-los-valores-que-valores ). Y también en otro campo: la economía.

La economía

El comercio está en crisis (o mejor dicho: en disrupción): los antiguos modelos dejaron de  funcionar y perdieron validez. Steven Van Belleghem, en su charla y libro «Customers the day after tomorrow» (http://stevenvanbelleghem.com/), lo formula así:

  • En el antiguo modelo, una empresa tenía que ser excelente en algo, aceptable en lo demás (responder a las exigencias mínimas del mercado) y a partir de ahí podía construir una marca con una clientela fiel.
  • En el modelo moderno las exigencias se han disparado (entre otras cosas porque se publican en línea las opiniones de otros, clientes y no clientes). Pero los clientes han perdido la fidelidad a la marca, exigen invertir (digamos ‘perder’) el mínimo de tiempo.
  • En el modelo antiguo, la calidad se optimiza (u optimizaba) mediante procedimientos estandardizados al máximo, y que se observan (u observaban) con todo el rigor posible. Un ejemplo tipo es (era) la hamburguesa de McDonald, que es la misma en cualquier punto del planeta.
  • Pero en el contexto (pos)moderno McDonalds cambió de paradigma: las hamburguesas personalizadas («Salen las hamburguesas personalizadas en McDonald’s», El País Uruguay, https://www.elpais.com.uy/el-empresario/salen-hamburguesas-personalizadas-mcdonald.html)
  • La experiencia vivida es más importante que el producto; en el mercado de la música Spotify propone canciones, lo que no impide  que «[p]areciera que muchas personas gastan su dinero para ver músicos presentarse en vivo en eventos («Spotify y El Mercado del Streaming de Música», PromociónMusical.es, https://promocionmusical.es/spotify-mercado-streaming-musica/)
  • «Convenience is the new loyalty»: este mantra del marketing (pos)moderno resume la sustitución de la fidelidad a una marca o una casa por la comodidad de conseguir un producto con rapidez a menor precio.
  • Una idea conectada es la de ”prosomador”, un consumidor que se profesionaliza y que participa en la distribución (Sébastien Claeys, «De disruption à prosommateur: le monde de demain», Philosophie Magazinehttp://www.philomag.com/les-livres/pendant-que-jy-pense/de-disruption-a-prosommateur-40-mots-cles-pour-le-monde-de-demain)

Alternativas

  • El agonismo es una noción desarrollada por la politóloga Chantal Mouffe, que aboga por un modelo deliberativo en el que los oponentes se reconocen mutuamente, en vez de un modelo conflictivo en el que los oponentes se quieren aniquilar. (Chantal Mouffe, The Democratico Paradoxhttps://www.versobooks.com/books/402-the-democratic-paradox; Andrew Knops, «Debate: Agonism as Deliberation – On Mouffe’s Theory of Democracy», Journal of Political Philosophy (2007), https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/j.1467-9760.2007.00267.x)
  • La noción de panóptico: hacer todo lo posible para ver todo lo que tenemos alrededor: es «un tipo de arquitectura carcelaria ideada por el filósofo utilitarista Jeremy Bentham hacia fines del siglo XVIII. El objetivo de la estructura panóptica era permitir a su guardián, guarecido en una torre central, observar a todos los prisioneros, recluidos en celdas individuales alrededor de la torre, sin que estos puedan saber si son observados.» (Wikipedia, https://es.wikipedia.org/wiki/Panóptico)
  •  Al fin y al cabo, eso es la meta de la filosofía de la Ilustración: observar, estudiar e interrogar los presupuestos y las tradiciones para llegar al conocimiento verdadero.
  • Sapere aude es una locución latina que significa «atrévete a saber»; también suele interpretarse como «ten el valor de usar tu propia razón». Su divulgación se debe al filósofo Immanuel Kant en su ensayo ¿Qué es la Ilustración?,https://es.wikipedia.org/wiki/Sapere_aude
  • Pero hay un problema: la Ilustración llevó al régimen del Terror, y no fue por casualidad (Marc Halévy, Les mensonges des Lumières, https://www.editionsducerf.fr/librairie/livre/18434/les-mensonges-des-lumieres))

Y ahora ¿qué?

¿Qué podemos hacer, entonces? Pues, nada – nuestro trabajo: educar y formar, teniendo en cuenta las evoluciones de nuestro público y del entorno dentro del cual desarrollamos nuestra labor. Me parece el remedio más adecuado para luchar contra lo que me gustaría llamar la tendencia a la aspereza  (”asperización“) de la sociedad. Además, nuestras clases presenciales tienen una ventaja inconmensurable frente a clases privadas, clases en línea, MOOC y otros cursos de autoestudio: podemos proporcionar un ambiente de aprendizaje cálido, que puede apostar por una experiencia vivida única.

Hans Le Roy