Encuentro con los asesores de la Consejería de educación en Bruselas

Puente 160 (enero 2016)

El miércoles 16 de septiembre, tuvimos la gran suerte de entrevistar a José Ángel PIÑA SÁNCHEZ y a Víctor RONCEL VEGA, los dos asesores de la Consejería de Educación en Bélgica.

Al primero de los dos, ya le conocíamos un poco, pero con la llegada del segundo, se renovó totalmente el staff de los asesores y nos pareció importante haceros conocerlos un poco mejor.

José Ángel es originario de Murcia, pero se crió en Francia en el Hérault.  Su carrera profesional, la hizo en Murcia (en el pueblo de Lorca, desgraciadamente conocido por el terremoto del 2011) donde impartió clases de francés durante 7 años. Pasó luego un año en Getafe y se presentó a la oposición para trabajar en el exterior.

En cuanto a Víctor, es originario de Sevilla, pero trabajó de director en un centro de Zaragoza.  Trabajó también como asesor técnico en la Consejería de Varsovia y como profesor visitante en EEUU.  Tiene una formación de profesor de inglés y su conocimiento de este idioma es un plus para atender mejor a la comunidad flamenca.

Para ambos fue Bruselas una verdadera elección para vivir otras experiencias, para cambiar de aire y cortar un poco con la rutina que impone la enseñanza.

Cuando se les pregunta cómo consideran su tarea de asesor, contestan enseguida que no tiene nada que ver con el trabajo de profesor.  Se dedican entonces a preparar formaciones, se encargan de las publicaciones, del mando del boletín “infoasesoría” y de la revista Mosaico. Tienen un papel de representación de la Embajada en cuanto a los asuntos didácticos y educativos y por supuesto se encargan de las relaciones con los profes belgas y los centros de formaciones.

En cuanto a los proyectos que tienen para los próximos años, quieren asentar más la presencia de los auxiliares de conversación en la parte flamenca del país, ya que en la parte francófona está bien implantada la cosa.  Para la parte francófona, tienen como proyecto la posibilidad de fomentar intercambios con profesores de España con el objetivo de conocer los sistemas educativos de ambos países.

Si pudieran cumplir un sueño para dejar una huella significativa de su acción en el Benelux, sería en primer lugar reforzar los lazos que tienen con los profesores, pero también y es sobre todo el sueño de Víctor, le gustaría contribuir a la creación de un máster específico para la enseñanza del español lengua extranjera, máster que sería la referencia oficial y acreditaría una formación científica.  De momento, sólo existe como quimera bastante lejos y difícil de conseguir…

Los nuevos asesores nos hablaron también de su percepción de la enseñanza del español en Bélgica.  Por trabajar directamente con ellos, se dan cuenta de que a los docentes belgas, nos gusta enseñar el castellano y que además, la mayoría del profesorado tiene muy buen nivel.  No obstante, lamentan una cosa: que las formaciones que se organizan a través de la Consejería no tuvieran mayor frecuentación por parte de los profesores belgas.  De momento, atraen más a los hispanohablantes que a los no nativos.  Surge entonces una pregunta: ¿Qué es lo que necesitamos, nosotros, los profes de ELE en Bélgica?  A pesar de algunas pistas, la pregunta queda abierta y espera respuestas de los principales interesados… Pero a  José Ángel y Víctor, les gustaría tener un papel activo en la  formación de los docentes.  ¿Su objetivo? Que a través de los profes, les guste el español a los alumnos, que sigan estudiándolo o trabajando con España y que el español tenga buena repercusión en Bélgica.

Para desempeñar tal papel, les gustaría discutir con los profes sobre los mecanismos de adquisición de la lengua extranjera y también sobre cómo funciona un país a través de su cultura, en particular su cultura popular, estudiando por ejemplo algunos programas de la tele.

Terminó la entrevista charlando de su (primera) impresión sobre su país de adopción durante unos años. De forma global, los dos se sienten a gusto en “nuestras” tierras y si de vez en cuando echan de menos a su familia, si podrían vender su alma por un buen trozo de jamón ibérico o de queso manchego o si lamentan la falta de luz, se sienten los dos muy felices en Bruselas y deseosos de seguir descubriendo la cultura, la gastronomía, las ciudades, la vida cotidiana y el humor nuestro.

Les deseamos la bienvenida, les agradecemos su labor para facilitar la nuestra y les prometemos que, cuando lo necesiten, no haremos mentir la canción y les mostraremos que a pesar de otoños e inviernos sombríos, la gente del norte, tiene en el corazón el sol que no luce afuera…

asesores

V.Vernimmen