Becarias en Salamanca

Puente 114(2003)

Como cada año, la Consejería de Educación y Ciencia de la Embajada de España en Bruselas propone a los profesores belgas unas becas para que puedan estudiar en las mejores universidades españolas. Estas becas se anuncian en el mes de mayo y permiten a los interesados pasar unas semanas estudiosas durante las vacaciones de verano. Tienen la oportunidad así de ir a Santander, Granada, Salamanca… para mejorar sus conocimientos de la lengua y de la cultura, practicar el español y vivir una experiencia muy útil para sus clases. Estos cursos se imparten en un ambiente internacional puesto que acuden profesores de español de toda Europa.

El pasado mes de julio, me tocó Salamanca donde pasé tres semanas muy interesantes. Eramos cuatro belgas (tres francófonas y una flamenca de Gante) mezcladas con profesores no sólo de toda Europa, sino también algunos asiáticos, la mayoría coreanos.

Las clases las impartían profesores de Cursos Internacionales de la Universidad de Salamanca, especializada en los cursos para extranjeros procedente del mundo entero.

El primer día tuvimos, como cualquier estudiante de Cursos Internacionales, que pasar el test que permite orientar a los estudiantes según sus conocimientos de la lengua española. Este test permitió dividir al grupo en dos para que no hubiera demasiadas personas para el curso de « prácticas comunicativas ». Esta clase consistía en algunas discusiones sobre temas prácticos como presentarse a un empleo, el tapeo, tradición y cambio etc.

La segunda clase, la pasábamos todos juntos con un profesor que nos impartía algo de cultura. Preciso que aquel curso era muy interesante y seguido con mucho entusiasmo por todos los participantes. El profesor Tico nos habló así de algunas comunidades autónomas como Cataluña, Galicia, Andalucía y el País Vasco, pero también de los gitanos, de los sefardíes y de los cambios en la familia española.

Y para ponernos en apetito antes de la hora del almuerzo, terminábamos la mañana por un curso de gramática que nos permitió revisar los empleos de los tiempos, la diferencia entre ser y estar etc.

Pienso que estos cursos de verano son muy interesantes porque nos permiten vivir en el ambiente español al mismo tiempo que consisten en una buena revisión de los conocimientos culturales y lingüísticos de los profesores. Además la ciudad de Salamanca es un museo al aire libre y Cursos Internacionales organiza visitas guiadas de los diferentes monumentos : catedrales, universidad, conventos etc.

Mireille VERDIÈRE

Son jóvenes (o casi) ; son guapos (o casi) ; han aprobado con la nota sobresaliente la dura prueba del « casting » organizado por el Ministerio de Cultura y Deporte ; vienen de Europa, de África del Norte y de Asia ; una pasión común por el español los anima ; son profesores y todos han obtenido una beca para pasar juntos tres semanas en Salamanca, del 7 al 25 de julio de 2003. El concepto de esta Profes Academy o Salamanca People o también Operación Lengua y Cultura es sencillo : los profesores, que han vuelto a ser estudiantes, están reunidos para seguir las clases de los mejores pedágogos de la Universidad de Salamanca, y luego, gracias a su aprendizaje, vuelven a casa para ponerlo en práctica.

A su llegada al Castillo, bueno el Colegio de Oviedo –su refugio por tres semanas- y después de la acogida del director don Jesús Fernández González, los estudiantes becarios visitan las instalaciones. Aquí ninguna sala de música ni piscina, no hay colores llamativos, pero sí una biblioteca y una hemeroteca para los más serios y más trabajadores, un ciberespacio para los más modernos y mesas de ping-pong para los más deportistas. El comedor, la cafetería y el banco de piedra de la entrada se transformán rápidamente en lugares de convergencia universal. La jornada típica del profe académico no sufre ningún tiempo muerto:

7.00 despertar y ducha
7.40 cola en el comedor
8.00 desayuno
8.30 primer ejercicio físico : paseo de 20 minutos para ir a la Academia
9.00 comienzo de las clases
11.30 ¡ uf ! la pausa
12.15 vuelta a clase
13.40 fin de las clases y segundo ejercicio físico : paseo de 20 minutos para volver al castillo
14.00 cola en el comedor y comida
15.00 café o menta poleo en la cafetería *
16.00 siesta
17.00 deberes en la bilioteca
21.00 cola en el comedor y cena
22.30 toque de queda

NB : a partir de este punto, existe un amplio abanico de variantes a este programa de base, variantes que recogen muchas adhesiones :

de las 16 a las 19.30: actividades variadas como visitas guiadas de la ciudad (Catedrales, Universidad…), clase de baile, clase de canto, clase de cocina, ciclo de cine, shopping, al encuentro de la cultura (las mejores terrazas de la ciudad), piscina pública…
de las 19.30 a las 21: al encuentro de la cultura: los bares a tapas de la ciudad
de las 21 a las 22.30: cola en el comedor y cena / al encuentro de la cultura: los mejores restaurantes de la ciudad
de las 22 a…
· discusiones muy animadas y comprometidas sentados en el pequeño banco de piedra de la entrada
· partidos de ping-pong
· cita debajo del reloj
· conciertos de la Tuna en la Plaza Mayor
· al encuentro de la cultura: los disco-bares de la ciudad
· clase de salsa en el Sabor
a ¿¿… ??… : deberes para los más concienzudos

Durante los fines de semana, los adeptos de estas variantes tienen muy poco tiempo para descansar puesto que la empresa de producción, a saber Cursos Internacionales les propone un panel de actividades todas muy atractivas.

En resumen, al cabo de tres semanas de este régimen concurren, elegantes y sonrientes pero hechos polvo, a la ceremonia de entrega de los diplomas. El programa en efecto no prevé ninguna eliminación cotidiana de los participantes. Al contrario, a éstos por el mero hecho de dedicar tres semanas de sus preciosas y merecidas vacaciones al perfeccionamiento de sus conocimientos, se les agradece y felicita de manera muy oficial en una de las salas más prestigiosas de la no menos prestigiosa Universidad de Salamanca. Y para los que no hubieran acudido a la actividad tapas se les ofrece un magnífico bufé de despedida. Y esta despedida es muy dura. Nuestros simpáticos estudiantes tienen muchas dificultades en separarse sin lágrimas. Por supuesto, a lo largo de tres semanas de vida en común, se crean vínculos…

Porque además de las clases muy interesantes, recibir una beca es también y sobre todo ir al encuentro de los demás, descubrirlos y aceptar abrirse a ellos. Es compartir expecriencias profesionales con otros profes, dejar que broten ideas nuevas para la vuelta al cole. Es aprender a través de la experiencia ajena ; es lanzarse en noches locas de juerga (que viene de la palabra huelga, nos lo dijo Tico el excepcional profe de cultura) ; es vivir en una habitación estrecha y un poco austera en la que, al fin y al cabo, pasamos sólo unas horas al día… y a la noche ; es ser feliz de bajar al comedor, no por el menú que será servido o por las largas colas que nos esperan, sino porque sabemos que vamos a encontrar a los demás y pasarlo bien con ellos. Es descubrir o volver a descubrir una ciudad, una región, una gastronomía, un ambiente ; es volver a ver a viejos amigos. Es arruinarse en carretes de foto y acabar por comprar una nueva agenda de direcciones y prever tiempo libre, mucho tiempo libre para descansar… ¡¡¡al volver !!!

Viviane VERNIMMEN